Dieta para ancianos: alimentación saludable en la tercera edad

Dieta para ancianos: alimentación saludable en la tercera edad

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Noticias

 

dieta para ancianosCuando llegamos a una edad avanzada, se producen cambios decisivos en nuestra fisiología y nuestro metabolismo, que provocan que hayamos de llevar unos hábitos sanos en nuestra vida cotidiana, dentro de lo que se conoce como envejecimiento activo.

La dieta para ancianos entra dentro de este necesario replanteamiento de los hábitos de la vida diaria en las personas mayores. Se trata de una alimentación saludable de fácil preparación y que contribuirá a un envejecimiento plácido y armónico, sin grandes trastornos de salud. Hemos de tener bien presente que la nutrición es una de las facetas cardinales y primordiales de la vida misma, y que cuidarla es cuidarnos a nosotros mismos. Por lo tanto, es fundamental insistir en ello y en crear unos hábitos nutricionales y un estilo de vida lo suficientemente saludable para las personas de avanzada edad.

Hay que hacer hincapié en que el colesterol y los monoinsaturados y triglicéridos pueden conllevar consecuencias desastrosas en la salud de la persona anciana. Aparte de los consabidos problemas cardiovasculares, si las grasas son excesivas pueden llegar a traspasar la barrera hematoencefálica, que protege la circulación sanguínea del encéfalo, con lo cual puede desencadenar problemas y accidentes cerebrovasculares (como isquemias, o pequeños infartos cerebrales), e incluso demencias.

Menús para personas mayores

Para establecer unos patrones dietéticos y calóricos de cara a la elaboración de una dieta para ancianos, es preciso tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Si el anciano ha perdido peso de forma involuntaria, o, por el contrario, lo ha ganado o tiene problemas de sobrepeso.
  • Si la persona mayor ha experimentado en las últimas semanas o experimenta actualmente, un estado de ánimo decaído, depresión, o desgana de hacer cosas.
  • Si sus movimientos se han ralentizado más de lo normal (ello se establece en lo que se tarda en recorrer 4,6 metros: si se tarda más de 7 segundos, es que los movimientos de la persona se han hecho más lentos).
  • Si realiza una actividad física suficiente. Se considera esta cuando se queman un mínimo de 383 kilocalorías por semana en varones (pasear 2 horas y media a la semana) o de 270 en mujeres (pasear 2 horas por semana).
  • La debilidad muscular.

A la hora de establecer un menú para personas mayores, es preciso aplicar los siguientes criterios nutricionales:

  • Hidratos de carbono simples o refinados: azúcares: No deben sobrepasar un 10-12% total del aporte calórico total.
  • Hidratos de carbono complejos y de absorción lenta: almidones: Cereales, panes, pastas integrales, legumbres, y algunas hortalizas: estos, por el contrario, han de representar el 80-90% del aporte energético total.
  • Lípidos o grasas: Pueden ser grasas saturadas (generalmente grasas animales, como las de la carne, embutido, leche entera, mantequilla, y algunas frutas como palma y coco), que no deben sobrepasar el 7-10% del aporte calórico. También pueden ser monoinsaturadas (de origen vegetal o animal: aceites de oliva, aceitunas, aguacate, pollo, etc), que no han de superar el 30% del aporte calórico; o bien poliinsaturadas (pescados, aceite de girasol, de soja, cacahuetes, pescado azul, etc), que han de consumirse en igual cantidad que las anteriores.
  • Proteínas: No han de sobrepasar el 12-15% de aporte energético diario. Carne, pescados, aves, huevos y leche.

Dieta para ancianos: fácil y sana

Con estos valores que hemos visto arriba, resulta mucho más fácil elaborar una buena alimentación saludable. Para ello, es de aconsejar el confeccionar un dietario de seguimiento: una tabla en que se van incluyendo todas las comidas del día (desayuno, comida, merienda, cena) y apuntando los valores calóricos de cada una, para saber si estamos cumpliendo con los parámetros de una nutrición saludable.

Una buena dieta para ancianos es algo muy necesario, y que puede ayudar a los más mayores a llevar un sano tren de vida.