Vivir con marcapasos

Vivir con marcapasos

 

MarcapasosVivir con marcapasos puede ser un desafío para mucha gente, por ejemplo, para los que padecen bradicardia o disminución del ritmo cardíaco, así como enfermedad del nódulo sinusal, insuficiencias cardíacas, etc. ¿En qué momento hay que ponérselo? ¿Cómo puede afectar a la salud y al cotidiano tren de vida de la persona? ¿Qué precauciones es necesario adoptar?

Un marcapasos es un pequeño generador eléctrico con electrodos, que, con los impulsos de electricidad que envía, permite al corazón latir al ritmo adecuado para mantener la salud de la persona. Se conocen impropiamente como aparatos correctores de frecuencias cardíacas de insana lentitud, pero lo cierto es que también pueden corregir taquicardias e insuficiencias cardiacas.

Los marcapasos pueden ser de dos tipos:

  • Permanentes. Se implantan bajo la piel de la persona afectada.
  • Temporales. Pueden implantarse de dos formas distintas: se pueden instalar los electrodos en una vena central para contactar con el endocardio (o membrana que recubre el interior de las cavidades cardiacas), o bien se sitúan tales electrodos sobre la piel del paciente, uno en la espalda y otro en el tórax.

Además, los marcapasos pueden clasificarse esencialmente en tres tipos:

  • Auriculares. Trabajan en las aurículas.
  • Ventriculares. Trabajan en los ventrículos.
  • Bicamerales. Trabajan con ambas cavidades del músculo cardíaco.

¿Cómo funciona nuestro corazón?

El mecanismo esencial y básico del corazón como bomba de sangre de nuestro cuerpo, sería el siguiente:

  • La aurícula derecha recibe la sangre poco oxigenada y, al contraerse, la envía al ventrículo derecho.
  • La sangre que ya se ha oxigenado en el pulmón pasa a la aurícula izquierda, y de esta al ventrículo izquierdo. Desde esta última cavidad del músculo cardiaco, la sangre se transmite a todo el cuerpo.
  • El ritmo es el siguiente, a la contracción pareja y simultánea de las aurículas una vez llenas, sigue la de los ventrículos, que igualmente se contraen una vez están llenos de sangre.

Los nódulos son grupos celulares que pueden transmitir impulsos de electricidad. Pues bien, el propio corazón posee su marcapasos natural: el llamado nódulo sinusal, que se halla en la aurícula derecha y produce hasta 70 impulsos eléctricos por minuto cuando nos encontramos en reposo. Es impulso que se propaga hasta las aurículas, produciendo que estas se contraigan, y más tarde al nódulo aurículo-ventricular, y de ahí a los ventrículos, provocando también su contracción.

Cómo vivir con marcapasos: qué se debe hacer y qué no

Una vez tengamos instalado el marcapasos, hemos de seguir una serie de recomendaciones y contraindicaciones.

Las recomendaciones básicas serían:

  • Hacer ejercicio físico para un buen y saludable ritmo cardiaco. Resulta indiferente que se trate de ejercicios aeróbicos como la natación, o bien de otros más calmos, como pueda ser el yoga. No obstante, es necesario eludir todo deporte de contacto y aquellos en que se pueda producir un golpe accidental en el pecho.
  • Se pueden llevar a cabo las tareas domésticas cotidianas con absoluta normalidad. Eso sí, hemos de tener cautela con el uso de los electrodomésticos, para que funcionen correctamente sin alterar nuestro ritmo cardiaco.
  • Aunque se pueden realizar las compras con normalidad, el paciente no debe apoyarse en los dispositivos de seguridad de las cajas y las entradas de los supermercados y algunos comercios.

Por su parte, las contraindicaciones básicas serían:

  • No traspasar arcos de seguridad de las entradas de aeropuertos, edificios oficiales, etc.
  • No guardar dispositivos móviles cerca del marcapasos.
  • No realizar actividades laborales con radar y radiotransmisores de más de 75 vatios (caso de los controladores aéreos), o cerca de motores o generadores de electricidad de gran potencia.
  • No pasar demasiadas horas al sol, para no dañar el metal del marcapasos.
  • Tener cuidado con los tratamientos odontológicos que puedan alterar el ritmo cardíaco.
  • No tratar de manipularlo ni moverlo o girarlo de ningún modo, ni usar prendas ajustadas que puedan apretarlo.

Vivir con marcapasos puede ser algo sencillo y sin complicaciones si seguimos estos consejos.