Las personas mayores prefieren vivir en casa que en una residencia. Razones

Las personas mayores prefieren vivir en casa que en una residencia. Razones

AncianosLa residencia de mayores es siempre un tema controvertido y polémico. Muchas familias internan a sus mayores en una residencia porque piensan que es la mejor manera de evitar problemas y de que estos se hallen mejor atendidos las 24 horas. Sin embargo, existen también otras opciones de asistencia que no impliquen el traslado de domicilio habitual y de la forma de vivir diariamente de la persona mayor.

Aunque este tipo de centros pueden ser una buena opción en múltiples aspectos, lo cierto es que, según todas las estadísticas parecen indicar, no se trata de la opción preferida por los ancianos para su vivir y ser atendidos. Incluso se han desatado ciertas agrias polémicas al respecto porque a menudo los empresarios, responsables y profesionales de las residencias sienten que los centros que promueven o en cuyo seno desempeñan cotidianamente su labor, están siendo víctimas de ciertos ataques difamatorios.

 

 

La controversia sobre las residencias de ancianos

Lo cierto es que, si bien existe un cierto prejuicio generalizado sobre estos centros para ancianos, no necesariamente han de ser una mala opción. El problema que han de afrontar en este sentido es que, para que una persona anciana vaya a cambiar su forma de vivir diariamente, su entorno familiar necesita del consentimiento de esta. Antes de tomar una decisión, lo que ha de hacerse es contar antes con la opinión y el consentimiento de la persona afectada. Pero en verdad, las personas mayores no manifiestan mayoritariamente una inclinación preferente hacia las residencias, sino que prefieren permanecer en su casa.

En septiembre de 2016, se originó en Valencia una controversia porque la empresa de cuidadores Cuidum lanzó una campaña publicitaria en que una anciana malhumorada armada con un rodillo encaraba al espectador, junto a la leyenda: “Si me llevas a una residencia, te desheredo.” UGT y Comisiones Obreras del País Valenciano, así como las asociaciones LARES-CV y AERTE, reclamaron directamente que el anuncio fuera retirado, puesto que lo consideraban denigrante para las residencias de mayores, y también, por lo tanto, para los profesionales que desempeñan su labor en ellas.

Cuidum se negó a retirar la campaña publicitaria, porque decía sentirse presionada y amenazada. Además, para dar apoyo a su postura a propósito de las residencias de ancianos, tal empresa levantina adujo datos de la encuesta del IMSERSO realizada en 2010, según la cual el 87,3% de los ancianos escogen estos centros como segunda opción, o también el estudio de Eurostat de 2011, en el que se concluye que la mayoría de las personas ancianas prefieren continuar viviendo en su casa. Además, este mismo informe sostenía que tan sólo un 1,7% de las personas que se hallan comprendidas entre los 65 y los 85 años viven en tales centros institucionales o residenciales, en tanto que, a partir de los 85 años, tal porcentaje se disparaba hasta un 12,6%.

El cuidado a domicilio posee la ventaja adicional de que, aparte de ser preferida por las personas de avanzada edad, garantiza un tipo de asistencia más personalizada que la residencia.

Las razones que suelen aducir los mayores para preferir su casa a una residencia suelen ser:

  • Reticencia a los cambios. Las personas ancianas suelen preferir seguir viviendo tranquilamente en su casa.
  • Prefieren mantener un grado de autonomía y de independencia que entienden puede verse comprometido por las rutinas y autoridades de la vida cotidiana en un centro.

 

Las empresas de ayuda a domicilio son una forma de mantener la independencia del anciano cuando no podemos hacernos cargo de él por diversas razones, como las de índole laboral o de incompatibilidad de horarios.

La residencia de mayores es una opción más, pero no la que estos suelen preferir.